Atención Psicológica.
  Trastornos de la alimentación
 

 

Otros nombres: Trastornos de la conducta alimentaria
 

Los trastornos de la alimentación son problemas de conducta serios. Incluyen:

  • Anorexia nerviosa, cuando la persona adelgaza demasiado, pero no come lo suficiente porque se siente gorda
  • Bulimia nerviosa, que incluye períodos donde la persona come demasiado seguidos por frecuentes purgas, a veces vómitos autoprovocados o uso de laxantes
  • Compulsión para comer, que consiste en comer sin control

Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener trastornos de la alimentación. Suelen comenzar en la adolescencia y con frecuencia se presentan con depresión, trastornos de ansiedad y abuso de drogas.

 

Los trastornos de la alimentación pueden causar problemas cardíacos y renales e incluso la muerte. Es importante obtener ayuda a tiempo. El tratamiento incluye supervisión, tratamientos de salud mental, asesoramiento nutricional y, algunas veces, medicinas.

 
¿Qué Causa un Trastorno de la
 
Conducta Alimentaria?

Los trastornos de la conducta alimentaria son condiciones complejas que emergen de la combinación de conductas presentes por largo tiempo, factores biológicos, emocionales, psicológicos, interpersonales y sociales.
Los científicos e investigadores aún se encuentran aprendiendo acerca de las causas de estas condiciones físicas y emocionales que tanto daño hacen. Sin embargo, sabemos algunas generalidades que contribuyen al desarrollo de los trastornos de la conducta alimentaria.
Mientras que los trastornos de la conducta alimentaria pueden comenzar con preocupaciones con la comida y peso, son mucho más que solamente comida. La gente con trastornos de la conducta alimentaria utiliza la comida y el control de la comida en un intento de compensar los sentimientos y emociones que de otra manera son vistos como insoportables. Para algunos, la dieta, el atracón y la purgación, pueden comenzar como una forma de lidear con las emociones dolorosas y para sentirse en control de su propia vida, pero al final estos comportamientos dañan la salud física y emocional, la autoestima y la sensación de competitividad y control de la persona.
 
 
 
 
Factores Psicológicos que pueden Contribuir a los Trastornos de la Conducta Alimentaria:
Baja autoestima
Sentimientos de insuficiencia o falta de control de su vida
Depresión, ansiedad, enojo y soledad
Factores Interpersonales que pueden Contribuir a los Trastornos de la Conducta Alimentaria:
Relaciones personales y familiares problemáticas
Dificultad para expresar sentimientos y emociones
Historia de haber sido molestado o ridiculizado basado en su talla o peso
Historia de abuso físico o sexual
Factores Sociales que pueden Contribuir a los Trastornos de la Conducta Alimentaria:
Presiones culturales que glorifican la “delgadez” y le dan un valor a obtener un “cuerpo perfecto”
Definiciones muy concretas de belleza que incluyen solamente mujeres y hombres con ciertos pesos y figuras
Normas culturales que valorizan a la gente en base a su apariencia física y no a sus cualidades y virtudes internas
 
Factores Biológicos que pueden Contribuir a los Trastornos de la Conducta Alimentaria:
 
Los científicos todavía se encuentran investigando por posibles causas bioquímicas o biológicas de los trastornos de la conducta alimentaria. En algunos individuos con trastornos alimentarios, se ha encontrado que ciertas substancias químicas del cerebro (llamadas neurotrasmisores) que controlan el hambre, el apetito y la digestión se encuentran desbalanceados. El significado exacto y las implicaciones de estos desbalances aún se encuentra en investigación.
Los trastornos de la conducta alimentaria usualmente se presentan en familias. Los estudios actuales nos indican que la genética tiene contribuciones significativas en los trastornos alimentarios.
Los trastornos de la conducta alimentaria son condiciones complejas que resultan de una variedad de causas potenciales. Sin embargo, una vez que comienzan, pueden crear ciclos autoperpetuantes de destrucción física y emocional. La ayuda profesional es recomendada en el tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria.

 

Diez Pasos Hacia una Imagen Positiva

Una lista no puede automaticamente decirte como convertir esos pensamientos negativos en relación a tu cuerpo en pensamientos positivos, pero si puede ayudarte a pensar en nuevas maneras de verte a ti misma(o) y a tu cuerpo de una forma saludable y satisfactoria. Mientras más practicas ésto más posibilidades tienes de sentirte feliz con quien eres y feliz con la figura natural de tu cuerpo.

1. Aprecia todo lo que tu cuerpo puede hacer por ti. Cada día tu cuerpo te acerca más a tus sueños. Celebra todas

las increibles cosas que tu cuerpo hace por ti – correr, baliar, respirar, reir, soñar, etc.

2. Manten una lista de 10 cualidades que aprecias de ti misma(o) – cualidades que no esten relacionadas a cuánto pesas o cómo te ves. Lee esta lista con frecuencia. Añadele a la lista a medida que te das cuenta de otras cualidades que aprecias de ti misma(o).

3. Recuerda que la “belleza verdadera” no está simplemente relacionada a la profundidad de la piel (el cuerpo).

Cuando te sientes feliz contigo misma(o) y feliz de la persona que eres, te desenvuelves de una manera segura, te aceptas a ti misma(o), estas mas receptiva(o) a nuevas ideas. Todos estos sentimientos pueden hacerte sentir bella/guapo sin importar si te ves como un super modelo. La belleza es un estado mental, no una condición de tu cuerpo.

4. Mírate a ti misma(o) de una manera total. Cuando te ves a ti misma(o) en el espejo o en tu propia mente escoge

en no enfocarte en partes especificas de tu cuerpo. Mírate a ti misma(o) como quisieras que otros te vieran – como una persona en su totalidad.

5. Rodeate de personas positivas. Es más fácil sentirse bien con uno misma(o) y con nuestro cuerpo cuando uno se rodea de personas que nos apoyan y le dan importancia y reconocen que lo que en realidad cuenta es como uno es por naturaleza.

6. Manda a callar a esas voces internas que dicen que tu cuerpo no es el “correcto” o que eres una “mala” persona. Tu puedes reemplazar esos pensamientos negativos por pensamientos positivos. La próxima vez que tu autoestima se ve afectada por tus pensamientos negativos piensa rápidamente en afirmaciones que pueden ayudar a subir nuevamente tu auto-estima.

7. Utiliza vestimentas que sean cómodas y que te hagan sentir bien en relación a tu cuerpo. Trabaja con tu cuerpo no en su contra.

8. Conviertete en un crítico de los mensajes de la sociedad y de los medios de comunicación. Presta atención a las imagenes, eslogans o actitudes que hacen sentirte mal contigo misma(o) y con tu cuerpo. Protesta en contra de estos mensajes: escribe una carta a los publicistas o háblale en voz alta o en tu mente a las imagenes o mensajes.

9. Piensa en algo agradable que puedes hacer--algo para hacerle saber a tu cuerpo que lo aprecias. Toma un baño de espuma, toma una siesta, busca un lugar donde puedes relajarte y sentirte en paz.

10. Utiliza el tiempo y energías que pasas preocupandote por la comida, calorías y tu peso en tiempo y energías en los cuales podrías ayudar a otra persona. Algunas veces el ayudar a otra persona hace que te sientas mejor contigo misma(o) y al mismo tiempo contribuyes a cambios positivos en el mundo

 
  Copyright  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=